21.2.12

Tinta Derramada


Quizá nosotros conozcamos las palabras,
los nombres que a las cosas hemos asignado;
una tras otra marchan ellas todas:
amor, dolor, resignación, enfado.

Mas no por ello somos diferentes
a las hermosas bestias que hemos denigrado;
con o sin diccionario somos animales,
pues nacimos con ellos en un mismo prado.

Sé lo que es un delirio y me corroen ideas;
palabras y palabras que vienen y van.
A veces me despierto y en mi cuerpo hay marcas
de tantos pensamientos que volando están.

Queremos apresarlos cual si fueran aves
en estas jaulas nobles hechas de papel,
mas siempre nos topamos con sus fuerzas tales
que ningún simple humano puede comprender.

Ilusos agitamos brazos en la nada
esperando atrapar ese éter singular,
pero ellos son marea y nosotros tierra blanda,
sólo nos rozan suaves y se van al mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario